Loading…

Historia y Vida

Fernando Morán fue quizá el principal intelectual político de los gobiernos de época socialista de Felipe González. Ha sido caracterizado como una gran personalidad que reunía la complejidad y la contradicción, dentro de una gran brillantez, cultura e inteligencia. A menudo, su trayectoria da la sensación de que su verdadera vocación fue la de escritor.

Niño de la guerra en Asturias dentro de una familia de la burguesía ilustrada cuyo abuelo había hecho fortuna en Cuba, accedió a la carrera diplomática en 1952, vinculándose a Enrique Tierno Galván en 1956 en la Asociación Funcional para la Unidad Europea y tomando contacto con los seguidores de Dionisio Ridruejo. Destinado a Sudáfrica entre 1957 y 1960; estuvo muy cercano siempre a los problemas africanos, de forma especial la descolonización de Guinea Ecuatorial y las relaciones con Marruecos. Entre 1964 y 1968 fue destinado a Lisboa, anudando los vínculos entre el “Viejo Profesor” y Mario Soares. En esos años fue también enlace de los tiernistas con don Juan de Borbón en Estoril.

Participó en las siguientes operaciones políticas de Tierno Galván, como fueron el Frente Unido Socialista Español (1964), el Partido Socialista en el Interior (1968) y el Partido Socialista Popular (1974). Fue cónsul general en Londres con Fraga de embajador hasta su retorno a Madrid en 1976 como Director General, tocándole vivir el ingreso del Reino Unido en el Mercado Común Europeo y el retorno al poder de los laboristas británicos con Harold Wilson.

Candidato sin éxito del PSP al Congreso de los Diputados por Madrid en junio de 1977, fue elegido senador por Asturias en mayo de 1978 tras la unidad con el PSOE y la renuncia del comunista Wenceslao Roces, que procedía del exilio en México. Su hijo Fernando fue el primer secretario de la reconstituida Agrupación Socialista Universitaria en 1977, continuando como su padre la carrera diplomática.

Formado en la época del ministro franquista Fernando Castiella, Morán fue un defensor de la autonomía de España en el bloque occidental, cercano a la postura francesa de no formar parte de la estructura de mando militar de la OTAN.

En 1980, con el PSOE en la oposición y como portavoz de los temas Internacionales en el Senado, publicó Una política exterior para España que defendía el mantenimiento del statu quo que evitara la satelización y la alteración del equilibrio de los Bloques de la Guerra Fría. Por ello, su paso por el Ministerio de Asuntos Exteriores duró apenas tres años, abriendo la verja de Gibraltar y firmando la incorporación a la CEE. Discrepó del apoyo al despliegue de los euromisiles por parte de Felipe González y de la obligada interrelación entre la OTAN y la CEE, así como del postergamiento del referéndum. Su gestión permitió superar las tensiones con Francia hasta el punto de hablarse de nuevo pacto de familia entre los dos países.

Después de su paso por las Naciones Unidas, encabezó la candidatura del PSOE en las elecciones europeas de 1989 y 1994, manteniéndose alejado de las luchas internas entre guerristas y “renovadores”, aunque estuvo más cercano a Alfonso Guerra que a Felipe González. Vinculado a Izquierda Socialista perteneció al Comité Federal del PSOE entre 1990 y 2000. Ganó unas reñidas primarias para alcalde de Madrid en 1998 frente a Joaquín Leguina, dimitiendo como concejal y portavoz socialista en diciembre del 2000, siendo sustituido por Rafael Simancas, nuevo secretario general del PSOE en Madrid.

A partir de entonces Morán se dedicó a la escritura, destacando el libro de vivencias Palimpsesto (2002) en las que recoge viajes, relaciones y reflexiones sobre el orden internacional y la política española. Este libro culminaba una larga trayectoria creadora como novelista y ensayista que había comenzado en 1958 con el libro También se muere en el mar.

Mostró siempre una gran sensibilidad hacia la Historia, acordando la accesibilidad de los archivos diplomáticos con veinticinco años de antigüedad de los documentos, lo que nos homologaba, entonces, con la mayoría de los países de Europa Occidental. La realidad actual es de regresión en el acceso a las fuentes primarias, si bien hoy en día una norma así debería cubrir toda la etapa de gobierno de Felipe González mientras que, entonces, la apertura afectaba a las dos primeras décadas de la dictadura franquista.

Publicado en El Obrero, 20 de febrero de 2020

 

Nacido en Zafra de Záncara (Cuenca) el 7 de enero de 1908, dentro de una familia de ganaderos. Tuvo cuatro hermanos. Estudió con diversas órdenes religiosas en Salamanca y Segovia, y el bachillerato en el instituto de Segovia donde tuvo de profesor a Antonio Machado. Se trasladó a Madrid en 1923, entrando a trabajar en diversas imprentas. Estudió en la Escuela de Aprendices Tipógrafos de la Asociación del Arte de Imprimir de UGT.

Nació en Miranda de Ebro (Burgos) el 26 de enero de 1889. Ingresó en la Agrupación Femenina Socialista de Madrid el 1 de julio de 1918, en la que ocupó diversos cargos de su Comité directivo y la representó en el Congreso Extraordinario del PSOE en 1921. Participó en la fundación de la Asociación de Obreras de Ropa Blanca (AORB) y similares de Madrid y sus limítrofes, creada el 29 de enero de 1928, y de la Asociación de Obreras y Obreros del Hogar, el 1 de febrero de 1931. Al disolverse la AFSM en mayo de 1927 pasó a la agrupación socialista local. Asistió al XVII Congreso de la UGT en 1932 como delegada de la Federación Nacional de la Industria del Vestido y Tocado, formando parte de la Comisión de designación de ponencias y de la ponencia «industrias cinematográficas» y donde además fue secretaria de la 9ª sesión.

El “meracho” Pérez Rubalcaba nació en Solares (Cantabria) en 1951. La comarca rural del río Miera, zona también minera del hierro, había sufrido una fuerte politización durante las primeras décadas del siglo XX, llegando a la sindicalización masiva ugetista, incluso entre los ganaderos, durante la guerra civil.

Su padre, combatiente franquista muy joven y mecánico de aviación, llegó a ser piloto de Iberia, trasladándose la familia a Madrid. Alfredo estudió en el Colegio del Pilar, de donde salieron muchas personalidades del franquismo y de la transición.

Como era habitual en la época, Rubalcaba tuvo que abandonar la pretensión de estudiar Letras, ante la oposición familiar que le recomendaba el acceso a Ingeniería. Optó, finalmente, por algo intermedio como era la licenciatura en Química en la Facultad de Ciencias. Le tocó vivir el reflujo del movimiento estudiantil universitario después de 1967 debido a la represión. Ha recordado en alguna ocasión como le impactó, a sus 17 años, la muerte del estudiante Enrique Ruano, a manos de la policía. Este dramático acontecimiento trajo consigo su politización antifranquista sesentayochista. Poco después de su licenciatura, tomó contacto con militantes de Convergencia Socialista Madrileña (Federación de Partidos Socialistas), como su amigo el también químico Jaime Lizzavetsky, que se integró en el PSOE en la primavera de 1977, en vísperas de las primeras elecciones generales.

Su cultura política, por tanto, fue plenamente universitaria, sesentayochista, como los miembros de otros grupos de la nueva oposición antifranquista, de inspiración socialista, como el Frente de Liberación Popular, el Partido Socialista Popular o formaciones socialistas en el País Valenciano o Cataluña.

Como doctorando, empezó a dar clases en el Colegio Universitario de Ciudad Real, para regresar al poco tiempo a la Universidad Complutense, llegando a ser responsable del colectivo de Profesores No Numerarios en el PSOE y participando en el grupo federal de Enseñanza del partido y en la Agrupación Socialista Universitaria (ASU). También realizó estancias postdoctorales en Montpellier y Constanza. Participó en la elaboración del programa educativo del PSOE para las elecciones de 1982.

Con la llegada del PSOE al gobierno, Carmina Virgili, catedrática de Ciencias y secretaria de Estado de Universidades e Investigación le reclutó para su gabinete. Accedió a la condición de profesor titular en 1984 gracias a la Ley de Reforma Universitaria del ministro José María Maravall, que establecía un mecanismo de “idoneidad” para el acceso de los docentes al funcionariado. Los PNN, ya doctores, que constituían la mayoría del profesorado de entonces, podían habilitarse presentando su curriculum sin necesidad de oposición.

En 1985, tras la salida de Emilio Lamo de Espinosa, fue nombrado Director General de Universidades, ascendiendo al puesto de secretario General en 1986, de Estado en 1988 ya en 

el ministerio de Javier Solana y a ministro de Educación en 1992. En esos diez años su capacidad negociadora le hizo participar en mesas con los colectivos de estudiantes o de profesores no numerarios.

Implicado en la acción de gobierno, se solidarizó con Joaquín Leguina, formando parte del llamado “clan de Chamartín” en las luchas entre renovadores y guerristas a comienzos de los años noventa.

Su acceso al núcleo de la política llegaría en la última legislatura de Felipe González a partir de 1993. Elegido diputado, fue nombrado ministro de la Presidencia y Portavoz del Gobierno, teniendo que afrontar una etapa de gobierno en minoría, acosado por escándalos de corrupción y una estrategia mediática de la “crispación”.

A partir de 1996, con la llegada del PP al gobierno, se responsabilizó de la política antiterrorista del PSOE, entrando a formar parte de la Ejecutiva un año después como secretario de Comunicación con Joaquín Almunia como secretario general. Con la victoria de José Luis Rodríguez Zapatero en 2004 asumió la portavocía socialista en el Congreso de los Diputados.

Finalmente, regresó al gobierno en la primavera de 2006 como ministro del Interior, logrando el alto al fuego de ETA. En octubre de 2010, en plena crisis de la deuda, asumió la vicepresidencia del Gobierno, acumulando el puesto de portavoz y la cartera de Interior.

En una coyuntura especialmente difícil de fin del gobierno de Zapatero, se presentó como candidato socialista a la presidencia del gobierno en las elecciones de 2011, obteniendo 110 diputados, el peor resultado del PSOE hasta entonces. Unos meses después, en la primavera de 2012, accedió a la secretaría general del PSOE en 2012 con apenas una veintena de votos de diferencia frente a Carme Chacón. Contuvo la crisis socialista tras el 15 M, pero los malos resultados en las elecciones europeas de mayo de 2014, con el surgimiento de Podemos, le condujo a presentar la dimisión como líder del partido y de su puesto de diputado, que coincidió con el apoyo socialista a la sucesión en la corona a cargo de Felipe VI tras la abdicación del rey.

Tras más de treinta años de vida pública, regresó a la docencia en la Universidad Complutense, incorporándose también al consejo de Administración del diario El País hasta 2018.

No llegó a ser presidente del gobierno y fue un efímero secretario general del PSOE, pero seguramente ha sido el docente universitario socialista de mayor trascendencia en la Historia de la España actual.

Publicado en El Obrero, 11 de mayo de 2019

 

Nacido en Zaragoza el 13 de marzo de 1905. José Ruiz Borau, adoptó el apellido Arana una vez terminada la Guerra Civil. Casado con Elvira Godás. Hijo de un maestro rural, quedó huérfano a los 12 años, viéndose forzado a emigrar. Ejerció diferentes profesiones en una imprenta, comercios y talleres. Se trasladó a Barcelona donde trabajó en una fundición, experiencia que dio lugar a la novela, en parte autobiográfica, Can Girona. Por el desván de los recuerdos. Afiliado al PSOE en Aragón y la UGT bancaria. Fue miembro del Consejo de Aragón. Realizó un viaje a la Unión Soviética, que fue retratado en el libro, publicado en 1938, Apuntes de un viaje a la URSS.

Hace unos días, el antiguo secretario general de la Unión Sindical Obrera, Manuel Zaguirre, hoy militante del PSC, me contactó después de treinta años de un primer contacto y me facilitó unos libros en los que se recupera a la personalidad de Eugenio Royo, muerto hace veinte años, con recuerdos, entre otros, del propio Zaguirre y Enrique Barón. Tuve la primera entrevista personal con Royo en 1984, volviendo a conversar con él diez años después a propósito de mi libro El PSOE contra Franco y del proyecto de una historia de la Hidroeléctrica Santillana.

Archivo Testimonios

Fondo de testimonios orales y escritos de políticos, sindicalistas e intelectuales, recogidos entre 1984 y 2020. Disponibles bajo licencia Creative Commons - Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

© 2020-2021 CIHDE. Licencia Creative Commons - Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.
Hecho por EL OBRERO